X

Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Subscribe

Cum sociis natoque penatibus et magnis
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Subscribe elementum semper nisi. Aenean vulputate eleifend tellus. Aenean leo ligula, porttitor eu, consequat vitae eleifend ac, enim. Aenean vulputate eleifend tellus.

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Mira Bernabéu

‘Síntomas de la representación’

Acerca de la obra:

Este conjunto expositivo y de actividades, agrupadas bajo el título genérico de ‘Síntomas de la representación’ intenta acercar el arte contemporáneo a todo tipo de público. El artista Mira Bernabéu quiere que el espectador/paciente/víctima se involucre, incluso más que nunca, en cada uno de estos dos proyectos. ‘Síntomas de la Representación’ es una exposición diseñada para el Festival 10 sentidos de la ciudad de Valencia dado el carácter intrínseco del Festival, se han seleccionado dos proyectos para esta exposición: ‘Panorama de rehabilitación, New York, 2001’ y ‘Síntomas del espectáculo’.
‘Síntomas de la Representación’ reúne dos series de trabajos, realizados entre el año 2001 y el 2004 y materializados a través de fotografías, vídeos e instalaciones. La relación entre ellos es estrecha, lineal y progresiva. La ejecución de uno impulsó el planteamiento del siguiente y así sucesivamente hasta la actualidad. Ambos parten del estudio antropológico del ser humano dentro de la sociedad del espectáculo en la cual estamos inmersos. En ambos se puntualiza una puesta en escena determinada, en la que participaron colaboradores especializados en cada una de las áreas tratadas. En definitiva, estos dos proyectos son un reflejo entre irónico y pesimista del comportamiento humano, fruto del malestar sociocultural existente desde hace décadas, y más evidentemente en este momento. La suma de estos dos proyectos (junto con un tercero titulado ‘Dulces sueños IV’), cerró un ciclo en el trabajo de este artista, en el que trató de analizar cómo cualquier iniciativa humana puede interpretarse como si de un espectáculo de entretenimiento más se tratara.
‘Panorama de rehabilitación, New York, 2001’, reflexiona sobre el resurgimiento acaecido en los últimos años de diferentes terapias, tanto de algunas ya olvidadas como de otras que ofrecen nuevas alternativas, tomando como escenario principal la ciudad de Nueva York. Métodos, tratamientos o curaciones creados por el ser humano occidental con la intención de paliar su obsesión por la mejoría física, mental o espiritual. Teoría que se pudo constatar tras los trágicos atentados del 11-S (o 11-M). Se trata de un conjunto de fotografías realizadas en NY antes, durante y después de la fractura sociopolítica del 11S, donde quedan retratados profesionales de muy diversas materias dentro de sus lugares de trabajo.
El principal objetivo de ‘Panorama de rehabilitación’ fue investigar el ansia de superación y bienestar del ser humano en el “mundo espectacular” en el que vive, y utilizar la ciudad de Nueva York como ejemplo. También se trata de analizar el concepto de espectáculo como metáfora de la sociedad contemporánea. Dentro de esta visión del mundo del espectáculo estarían implícitos todos aquellos acontecimientos sociales cuya representación se transmite al público, sean del carácter que sean: políticos, religiosos, deportivos, de ocio, sexuales, de culto al cuerpo, psicológicos, terapéuticos, más mediáticos, de relajación, sobre nueva alimentación o nuevas tecnologías, etc…. ¿Qué es lo que hoy en día no se ha convertido en un espectáculo?
‘Síntomas del espectáculo’, considera la posible revelación en público del ser humano como enfermo mental, al tiempo que se muestra orgulloso de serlo o estarlo. Para la recopilación y conocimiento de este conjunto de desórdenes psíquicos el artista consideró imprescindible la colaboración de una psicóloga y un doctor en neurofisiología para llevar a cabo esta investigación. Por otra parte, fue determinante también la colaboración del músico Andrés Carretero “Malina”, quien a través de una composición de sonidos electrónicos dota al proyecto de una atmósfera dramática, opresora e inquietante.
‘Síntomas del espectáculo’ presenta, lo que podría entenderse como las secuelas del uso y disfrute de un mundo (caja-escenario) repleto de dobles fondos y tapaderas imprevisibles. Los resultados de una sociedad que, sin embargo, consciente de habitar en crisis continua, reinterpreta sus defectos y taras para convertirlos, a través de su visibilidad, en motivo de debate. Este sui generis segundo acto consta de dos fotografías, un vídeo de casi dos horas de duración y un escenario dispuesto para que el espectador tome partido, admita sus taras, se mofe o se rebele ante el destino. Las fotografías y el vídeo muestran un conjunto heterogéneo de personas luciendo bandas de variados colores en cada una de las cuales se ha bordado el nombre técnico en inglés de una enfermedad mental. Misses y místeres de lo diferente, de aquello que queda fuera de la norma, mostrando lo que en general -salvo rasgos físicos visibles- queda en el ámbito de lo privado, relegado a tabú social.
En cierto modo, se trata del estudio psicológico del ser humano dentro del mundo del espectáculo como reflejo de la sociedad contemporánea. Frente a los parámetros agresivos, dañinos y desconcertantes en los que se mueve el enfermo mental, sometido constantemente a creer y dudar de todo, el “mundo psicológico-espectacular” le ofrece otra realidad donde el individuo se asocia a la ficción, a lo simulado, la esperanza, en definitiva, al espectáculo, siendo esta puesta en escena lo que verdaderamente experimenta y memoriza. Este proyecto intenta resaltar, por una parte, la reacción o actuación del individuo (enfermo mental) frente al mundo del espectáculo occidental, incesante creador y poseedor de la “información verdadera” y, por otra parte, la interpretación de la enfermedad mental del ser humano y todo lo que ello arrastra como si de otro espectáculo más se tratara.

A cargo de:

Mira Bernabeu compagina la labor artística con la de galerista. En su obra profundiza en dos aspectos diferenciados: la participación y reacción del espectador ante los temas de carácter social, y la belleza compositiva. Sus proyectos suponen además un análisis teatralizado del ser humano a través de retratos de grupo. Ha participado en exposiciones individuales como ‘Panorama vocacional. 360’ (Galería Valle Ortí, Valencia), ‘Relatos autobiográficos’ (Galería Trayecto, Vitoria), ‘Compendio: 1996-2007’ (Fotoencuentros 08, Murcia) o ‘Panorama Doméstico’ (Fundació Espais, Girona). También ha tomado parte en muestras colectivas como ‘Muestra de videoarte de autor español’ (Diputación de Huesca), ‘Trescientos mil kilómetros por segundo (aprox.)’ (Galería Trayecto, Vitoria), ‘Itinerarios 09’ (Fundación Marcelino Botín, Santander), ‘Existencias’ (MUSAC, León) o Paris foto (Stand Galería T20, París).

<a href="https://flic.kr/s/aHsjXgXVvV" target="_blank">Click to View</a>
X